Migas de pan

migas de patata y harina

Estas migas se han elaborado siempre y se siguen elaborando en nuestra comarca. Y surgió este plato con la idea o más bien la necesidad de  aprovechar el pan que quedaba duro de días atrás; ahora sigue siendo igual, pero más por capricho y porque sabiéndolas hacer también son exquisitas, aunque advierto que si el pan no es del amasado (amasado a mano y cocido en horno de leña) el resultado no será el mismo.

 

Géneros y cantidades para 4 personas.

  • 1 kg. de pan de días atrás pero que no esté duro como una piedra
  • 2 dl. de aceite de oliva V.E.
  • 100 gr. de harina de trigo
  • 1 cabeza de ajos
  • sal

 

Modo de hacerlo.

Para iniciar el proceso de elaboración es necesario romper el pan en trocitos pequeños y espolvorearlo de agua, pero sólo humedecerlo, porque si no es así será muy difícil terminar las migas, peor que las de harina cuando se dejan blandas.(en una ocasión, me atreví con unas migas para 2000 comensales hechas en un mismo recipiente, la aventura fue algo interesante, yo impartía un módulo de turismo y cocina en una Casa de Oficios de Tabernas a un grupo de chicas, que resultó ser un grupo maravilloso, tanto por su aspecto humano como por el interés laboral de la asignatura que nos ocupaba, ya que después trabajaron conmigo varios años. El tema es, y les cuento, debido a lo de mojar el pan, nos amasó la panadería de José 60 ó 70 panes, ya no lo recuerdo bien, de unos 5 kg. Cada uno y dije a las chicas que los rompieran en trocitos y los remojaran muy superficialmente, ¿Saben qué ocurrió? Pues que tenía que controlar otras cosas y tuve que ausentarme del lugar del pan y cuando regresé me encontré el pan metido en bidones llenos de agua. Tuvimos que sacar el pan y escurrirlo cuanto pudimos y aun así nos costó lo nuestro terminar las migas, aunque siempre hay truquitos para todo. Después de un tiempo de cocción, ya casi al final les incorporé una rociaica de harina y las migas tuvieron un final feliz en cuanto a su elaboración; de ahí que al dar en los ingredientes de las migas que nos ocupan, haya incluido 100 gr. de harina, ¡por si las moscas!). Se pelarán los dientes de ajo y se cortarán en trozos más gordos que para las anteriores. Se utilizará una sartén como para todas las migas, de hierro, se pondrá en ésta un poco de aceite. Cuando esté caliente pondremos los ajos, daremos unas vueltas y seguidamente  el pan, a fuego lento. Con la rasera trabajaremos las migas incorporándole como en las anteriores una vez avanzada la cocción algo más de aceite si fuese necesario. Se prueban de sal, si es necesario se salan al gusto y se sigue trabajando con la rasera hasta su finalización. El acompañamiento será al gusto de cada uno como en las demás migas. También estas son exquisitas.