Migas en torta

migas en torta

Como su nombre indica, el acabado de éstas es en una magnífica torta, a diferencia de las demás migas, que deben quedar muy sueltas, en estas, todo lo contrario; algunas personas  antiguamente les llamaban migas de chorrillo, puesto que al elaborarlas se les incorporaba la pasta preparada con el agua, los huevos y la harina en un chorrillo  fino para estabilizar mejor el preparado.

Son estas unas migas de paladar exquisito. No son tan corrientes como las anteriores, pero también tienen muchos adictos en la comarca. Su elaboración es muy rápida  aunque no deben hacerse para una cantidad grande de personas debido a que deben quedar finitas. Si las hacemos para un número grande  de personas tendremos que utilizar una sartén de un diámetro bastante mayor que para la recetas que se va a exponer. Para 4 personas es una cantidad justa.

 

Géneros y cantidades para 4 personas

2 patatas medianas

1 l. de agua

700 gr. de harina de trigo

4 huevos

2 dl. de aceite de oliva V.E.

sal

 

Modo de hacerlo.

Poner una sartén al fuego con el aceite (la sartén será de un diámetro más grande que para la elaboración de unas migas para 4 personas, puesto que éstas  no deberán quedar más gruesas de uno o dos centímetros).cuando el aceite esté caliente, incorporar las patatas cortadas a rodajas finas, (un poco más finas que para papas a lo pobre) dejarlas que se doren y dar la vuelta, mientras tanto, preparar una pasta blandita con el agua, los huevos y la harina junto con un poco de sal. Cuando las patatas estén ligeramente doradas, retirar parte del aceite y echar esta pasta a chorrillo sobre las patatas y estabilizar el conjunto, dar un par de vueltas procurando que las migas no se rompan demasiado y  allanarlas,  dejar cocer a fuego muy lento sin volverlas unos 3 ó 4 minutos. Cuando se note que están doradas, con cuidado que no se quemen daremos la vuelta como si de una tortilla se tratase y haremos lo mismo con la parte de arriba, que ahora estará abajo, 3 ó 4 minutos más y las migas estarán listas. El acompañamiento será opcional, pero una tacita de café de malta de cebada resultará una combinación muy agradable. ¡Pruébenlo!.